A esta receta se le conoce como baba ganoush, crema de berenjenas, mutabal o humus de berenjena ¿Muchos nombres para una sola receta verdad? yo creo que sí, pero lo importante es que está súper buena, es muy fácil de hacer y es completamente saludable. Estoy segura de que su cremosidad y su aroma te encantarán.

Esta cremita es perfecta para disfrutar como entrante en una comida, para untar a unas tostadas en el desayuno o como dip en una cena relajada, en fin, lo puedes disfrutar de formas distintas. Sin duda, es una manera rica y diferente de comer verduras.  Además gustará a toda la familia, incluyendo a los más pequeños de la casa.

Ingredientes:

1 berenjena grande.

1 diente de ajo.

1 pizca de sal.

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

1 cucharada de tahini (pasta de sésamo).

½ cucharadita de comino en polvo.

½ cucharadita de pimentón dulce en polvo.

Procedimiento:

  1. Precalienta el horno a 200º C o 400º F.
  2. Corta la berenjena por la mitad (longitudinalmente) y con la punta de un cuchillo le haces unos cortes superficiales (sin llegar a tocar la piel), le pones una cucharada de aceite de oliva. Después la llevas al horno por 30 minutos. También la puedes hacer en una sartén a fuego bajo.
  3. Una vez pasado el tiempo de cocción de la berenjena, trituras la carne de esta junto al resto de los ingredientes en un procesador de alimentos o licuadora, hasta tener una crema suave y sin grumos.
  4. Puedes decorar con unas gotas de aceite de oliva y un poco de pimentón dulce en polvo. Aunque sino haces este paso, estará igual de rico.

Como ves, es una receta que no tiene ningún misterio pero sí un sabor muy agradable que queda en tu paladar y en tu memoria. La puedes guardar en la nevera en un bote hermético, y aguantará al menos 5 días.